domingo, 12 de diciembre de 2010

MARIO VARGAS LLOSA : Nacionalismo y Patriotismo

FRAGMENTO DEL DISCURSO DE ACEPTACIÓN DEL PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2010


"Detesto toda forma de nacionalismo, ideología -o, más bien, religión- provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. Junto con la religión, el nacionalismo ha sido la causa de las peores carnicerías de la historia, como las de las dos guerras mundiales y la sangría actual del Medio Oriente. Nada ha contribuido tanto como el nacionalismo a que América Latina se haya balcanizado, ensangrentado en insensatas contiendas y litigios y derrochado astronómicos recursos en comprar armas en vez de construir escuelas, bibliotecas y hospitales.

No hay que confundir el nacionalismo de orejeras y su rechazo del "otro", siempre semilla de violencia, con el patriotismo, sentimiento sano y generoso, de amor a la tierra donde uno vio la luz, donde vivieron sus ancestros y se forjaron los primeros sueños, paisaje familiar de geografías, seres queridos y ocurrencias que se convierten en hitos de la memoria y escudos contra la soledad. La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver."

miércoles, 8 de diciembre de 2010

INFORME PISA. CONCLUSION: NI BIEN NI MAL PERO MEJORANDO

Artículo publicado en La Vanguardia  ( 8 de diciembre 2010)



PISA: NI BIEN NI MAL PERO MEJORANDO
Ayer se conoció el cuarto informe PISA y, como era previsible, los resultados, en lo que se refiere a España y a Cataluña, han sido los esperados. Sin entrar en lo más interesante del Informe, que es el análisis de los datos considerados a la luz de los factores contextuales (estudios de los padres, origen de los estudiantes, situación socioeconómica de las familias, calidad de los centros educativos etc.), se pueden hacer dos observaciones de carácter general: la primera, la posición media alcanzada y, en segundo lugar, la tendencia respecto a las anteriores ediciones.
España se sitúa por debajo de la media de los países de la OCDE, ocupando la parte baja del grupo intermedio. Cataluña, como es habitual en este estudio, supera ligeramente la media española y, esta ocasión, por encima de media de la OCDE. España mantiene una posición similar a la alcanzada en las ediciones anteriores: ni un desastre ni un resultado brillante. Estos resultados vienen a confirmar otros estudios, como el publicado hace unas semanas por la consultora McKinsey and Company. En su segundo informe sobre los sistemas educativos se ratifica lo que ahora indica el PISA para España: una posición baja dentro de los países que alcanzan posiciones medias. En la clasificación del Informe McKinsey, España está situada en el tercero de los cinco grupos en que se dividen a los países analizados.
La conclusión: España tiene una escuela de mínimos para el conjunto de la población, homologable a la de los países de su entorno, pero todavía está lejos de alcanzar una escuela de óptimos. La educación en España y Cataluña es tan eficaz como en la mayoría de los países de la OCDE, y el grado de equidad y efecto igualador del sistema es bastante alto. Es cierto que los niveles medios están en la franja baja de los países europeos y que hay pocos alumnos en la banda de máxima excelencia, pero debe tenerse en cuenta el cambio que se ha producido en los últimos treinta años. Se ha pasado de una educación secundaria para una minoría, a la universalización de esta etapa educativa.
Pese a la mejora en las puntuaciones del informe 2009 respecto al anterior, se puede afirmar que hay un estancamiento en los resultados. Dicho de otra manera, en los últimos diez años no se observa una tendencia clara a la mejora.  Tanto en el caso del conjunto de España, como en Cataluña, las diferencias son de 10 a 18 puntos de una edición a otra, lo que, desde el punto de vista estadístico en el índice que utiliza el PISA, puede considerarse unos rendimientos muy estabilizados, a pesar que, en el caso catalán el PISA 2009 parece indicar un cambio de tendencia.
¿Son buenos o malos resultados? Indudablemente son mejorables y en ello debe empeñarse la sociedad. Pero lo que no ayudará nada a esta necesaria mejora es la descalificación de los docentes, el catastrofismo en los análisis y la burda tergiversación de los datos. Deberíamos acostumbrarnos, como ha señalado recientemente Andreas Schleicher, director del informe PISA, a ver la educación en España como un vaso medio lleno y no medio vacío. Seguro que ello nos ayudará a mejorar.
Joaquim Prats
Catedrático de la Universidad de Barcelona

viernes, 29 de octubre de 2010

MEMORIA HISTÓRICA Y ENSEÑANZA DE LA HISTORIA



Memoria histórica y enseñanza de la historia.

Creo que era Borges quien decía que la memoria es como un saco de espejos rotos.  La memoria personal se constituye en fragmentos emotivos que seleccionan lo que se quiere recordar y borran, en ocasiones totalmente, aquello que se desea olvidar. Ninguno de los fragmentos refleja el conjunto de la realidad pasada y, en ocasiones, la desfiguran. Si es así la memoria individual, que decir de la memoria colectiva, la tan  debatida Memoria Histórica a la que, algunos, quieren dar carta de naturaleza en los contenidos curriculares de algunas etapas educativas.
De hecho, hay pensadores que la reivindican para combatir las manipulaciones que se cometen en la escritura de “historias oficiales” institucionalizadas. Es cierto que hay olvidos que son usados para ciertos fines de ocultación de las represiones de las dictaduras y que sirven a los que, de manera interesada, han defendido los perdones y amnistías que han seguido a los grandes crímenes al siglo XX. Son estrategias que propugnan el “olvido feliz”. En estos casos sí que es aceptable, como dice Ricoeur, un “uso inteligente del recuerdo y de la memoria social como medio para la liberación”. Pero el problema de la memoria va más allá de recordar o no. Todos tienen derecho a recuperar su pasado, pero no hay razón para erigir el culto a la memoria por la memoria; sacralizar la memoria es otro modo de hacerla estéril.
Incluso es posible llegar a pensar que la promoción de la memoria histórica puede devenir en reaccionaria, ya que desde Heidegger hasta Jung, pasando por Ortega, la han convertido en la base de nuestra identidad humana. Es un tema interesante de reflexión y, probablemente, sea un excelente dilema para alcanzar una posición intelectual inteligente (racional) ante el actual debate de la “memoria histórica” impulsada por los partidos políticos.
Pese a todo, se puede aceptar que la recuperación de la memoria social puede tener claras funciones de saneamiento de las sociedades que han sufrido traumas históricos. Puede ser educativo incorporar al alumnado en procesos que suponen renunciar al “olvido” interesado. Pero no debe confundirse este tipo de actividades, que pueden tener sentido en la formación de la conciencia social, con la provechosa enseñanza de la historia como ciencia social.

La controversia científica se centra en la distinción que debe realizarse entre memoria e historia. La memoria histórica es un proceso estrictamente individual, biográfico, y que, por tanto, no puede ser tildada de conocimiento histórico más que por metonimia. Memoria e historia tienen poco que ver entre sí, aunque solamente fuese por escala. La historia de “buenos y malos”, de “víctimas y verdugos” puede servir como mero argumentario para reafirmar ideas políticas, incluso para entender una parte de nuestro presente, y fijar nuestro compromiso. Pero no contribuye a la aceptación y a la comprensión.

Para que la llamada memoria histórica llegue a ser provechosa e inspiradora de aprendizajes, el requisito fundamental es que sea verificada y pensada a través de la historia. De hecho, la historia [científica] es una trituradora de memoria que la digiere para poder producir conocimiento. La trituración de las memorias no se produce por la distancia en el tiempo, sino por la aplicación de método y teoría histórica sobre el recuerdo, el vestigio o la fuente. Nunca los hechos fueron realmente como se recuerdan.

La memoria histórica es en realidad un combustible para la caldera de la historia, ya que si la historia solo fuese memoria, ya no sería historia. Para serlo debe combinar los planos individuales, épicos y personales etc., con planos, sociales, temporales e incluso seculares. Trabajar la memoria histórica con los estudiantes plantea a los profesores un reto de gran interés didáctico: la combinación de lo micro y lo macro considerados holísticamente, lo que supone que una escala y una parte no se explican sin las otras. Por lo tanto, lo recordado no se podrá explicar por sí solo, y lo concreto, las memorias, serán plurales y contrastadas. Pero, hay que insistir, no explicaran nada por sí mismas.

Por todo lo señalado, a pesar de las propuestas memorialisticas, que se enmarcan en el debate político, en campañas contra un juez que pretende restituir la dignidad de las víctimas de la Guerra Civil, o en la fuerte presencia de estas cuestiones en los debates mediáticos, se debe mantener una prudente distancia y autonomía relativa en la enseñanza con estos temas, tan potentes, como contingentes. Además, me atrevo a afirmar que los currículos y la mayoría de los libros que utiliza el alumnado de ESO y Bachillerato, contienen explicaciones de gran rigor y cientificidad, también de los hechos dramáticos de nuestra historia reciente. Hay que recuperar la potencia de la racionalidad de la materia histórica (con mayúsculas) como contenido fundamental de la educación. Sobre todo, porque el conocimiento de la historia es mucho más transformador y revolucionario que recrearse en los recuerdos o las memorias de unos contra los otros.

Joaquim Prats

lunes, 26 de julio de 2010

Apuntes sobre Cataluña y España. Articulo de Felípe González y Carmen Chacón


El problema sigue estando en la resistencia del PP a reconocer la diversidad de España y en la obstinación de los sectores catalanes que magnifican las fricciones y minimizan los avances históricos conseguidos

sábado, 24 de julio de 2010

VISITA AL MINISTRO DE EDUCACION ANGEL GABILONDO

 Visita al Ministre per parlar de l’avaluació de les ciències socials i humanitats. Bona acollida a la idea que proposem des de AQU Catalunya . A la Foto: Pep Anton Farré (director AQU), Marius Rubiralta (Secretaria General d’Universitats) Joaquim Prats (president AQU) Angel Gabilondo (Ministre d’Educació) i Juan José Moreno (Director General d’Universitats ME)



domingo, 11 de julio de 2010

ESTUDI D’INSERCIÓ LABORAL DE LES DONES UNIVERSITÀRIES

Entrevista radiofònica a Joaquim Prats en COMRADIO, al programa EUREKA presentat per Mònica LÓPEZ.
Tema:
ESTUDI D’INSERCIÓ LABORAL DE LES DONES UNIVERSITÀRIES.......

Dia 10 de juliol a les deu del matí Temps de durada 30'















Aquest estudi es va presentar el dia 6 de juliol, roda de premsa. A la taula Marta Selva, presidenta Institut de les Dones, Joaquim Prats, president de AQU-Catalunya y Anna Prades, tècnica de AQU.
Si voleu llegir el informe: “Gènere i inserció laboral del col•lectiu universitari” veure arxiu pdf: http://www.aqu.cat/doc/doc_45985868_1.pdf   

sábado, 5 de junio de 2010

La pandilla de incompetentes que nos hundió en la crisis sigue al mando. by Dean Baker · · · ·




La pandilla de incompetentes que nos hundió en la crisis sigue al mando
Dean Baker · 









“Es muy notable que esta pandilla de incompetentes siga atribuyéndose infalibilidad papal, regañando a los gobiernos y advirtiendo a la opinión pública de las terribles cosas que van a pasar si se les somete a mayor supervisión. Los banqueros centrales y sus cómplices del FMI se avilantan a dictar políticas a gobiernos democráticamente elegidos. Diríase que su agenda es la misma en todas partes: recortar pensiones, reducir la financiación pública de la sanidad, debilitar a los sindicatos y hacer que los trabajadores de a pié paguen por los recortes.”
Uno de los más grandes economistas de nuestro tiempo habla sin tapujos de la incompetencia de las elites político-económicas.

martes, 1 de junio de 2010

Las mutaciones incesantes de un mundo sin sosiego: La visión de ERIC HOBSBAW


En la mirada de Eric Hobsbawm. El gran historiador inglés, autor de clásicos ineludibles sobre el siglo XX, examina la crisis actual y los vertiginosos cambios de las últimas décadas en la política global, y retrata el horizonte por venir.

WEB: http://edant.clarin.com/suplementos/zona/2010/05/23/z-02198934.htm